miércoles, 18 de febrero de 2009

Fragmentos de "2011"

POCO A POCO



Me perdí en el laberinto de tus ojos
y en el andar oscuro de tu pelo.
Mastiqué cada segundo de tu aliento
y me entregué a tu risa, poco a poco.

Poco a poco has llenado mi silencio
con tu espíritu de rosas con espinas.
Me pregunté si es cierto que sentías
como yo, al fundirme con tu cuerpo.

En tu voz las palabras son eternas.
Tus besos, pura miel, son el rebaño
que deseo cuidar y que no pierdas
en otros labios, lejos de mi abrazo.

Poco a poco, licuándome en tu aroma
me veo en la entrada de tu cielo.
Y aunque me asfixie tu amor, es el momento
de dejar paso a nuestra nueva aurora.



ASÍ



Las hojas del verano caen de nuevo
y en mi reloj las horas no descansan.
Siento que en este infierno en el que vivo
quedan cenizas, no más brasas ni fuego.

Me quiero despedir de tu maltrato,
de tu egoísmo cruel, de tu silencio.
En el espejo roto de la noche
voy a ocultarme y salir del laberinto.

Quiero olvidarme de todo este suplicio
y de mi corazón que se desgarra.
Pradera gris o carne de mis ojos,
es una especie de muérdago escarlata.

Voy a impedirlo y no caer en tu trampa,
en el lazo infernal de tus mentiras.
Quiero evitarte porque tu amor me daña,
tu hiedra venenosa me salpica.

Como un imán que pide un exorcismo,
así quiero sacarme las espinas.
Así huyo de tu vida, así me escapo,
intuyendo lo malo que avecina.

Me alejo de este dolor llorando,
rumiando soledad y maldiciendo.
No me hace falta nada, sólo tiempo,
no quiero repetir este fracaso.



MIEDO



Es bueno tocar fondo tan seguido,
puedo escapar pronto del abismo.
Puedo perder el miedo a lo profundo
y desangrar todo lo que no quiero.

Puedo sentir que volar es un remedio,
quizá mañana ya no me dé lo mismo.
Y así vencer el miedo que atormenta:
mi miedo a ser mejor, a ser distinto.

¿Por qué perdí todas las madrugadas
buscando lo que nadie me explicó?
Las dudas que me asaltan por la noche,
la angustia que siento por los dos.

Por eso, mi cielo está cerrado
y en mi pasado, jamás amaneció.
Para el dolor es fácil esconderse,
lo duro es creer que ya pasó.



HAMBRE



El verdugo de la mente, el azote de mi historia,
escondrijo de la ruina, mi pasaje a la pobreza.
¿Por qué será que la vida se entiende tanto en la muerte?
Buscando entre la basura algo que cambie mi estrella.

Alimento de los sueños, pereza de los más ricos,
desidia de los que mandan, ignorancia de mis pares.
Languidez de los que sufren, una emboscada en el alma...
Vos mirás hacia un costado cuando me apuñala el hambre.

Como una perra de presa escarbando la carroña
no quiero sentir vergüenza cuando revuelvo tus sobras;
¿pero viste alguna vez el rostro de mis pequeños?

Trato de estar más allá de lo que entra por mis ojos:
la mentira y las falacias, la indiferencia del mundo,
la tempestad y el suplicio de los que eligen no dar
y prefieren ocultarse tras vidrios color oscuro.

Los votos largos, enormes, con gente desconocida,
las cajas con inscripciones que nunca supe leer.
La ayuda para mis hijos sólo va en años impares...
Tus ojos no me miraron, tu corazón no me ve.

No quiero sentir más culpa al ver que mis niños lloran.
¿A quién le van a rezar? ¿Quién puede enseñarles algo?
Si ya saben que a lo sumo, repetirán mi camino.

Veo los sueños que perdí y todos los que no tuve
desde que tomé conciencia de mi sucio porvenir.

Quiero seguir una huella distinta a la de mis padres,
poder descansar de noche con el corazón feliz.



IMAGINÁNDOTE



Imaginándote desde la primera noche,
fui adivinando cada minuto de tu piel,
cada centímetro de aroma y de tu pulso,
cada segundo de mi tiempo y de tu ayer.

Sentí completo el corazón con tus abrazos,
con tu sonrisa, con tu alma, con tus sueños.
Cada momento al lado tuyo es un milagro,
un regalo de Dios que no merezco.

La mujer de mi vida, eternamente...
lo supe siempre, desde el primer suspiro.
Quiero fundirme con vos en este beso
e imaginarte arropando a nuestros hijos.



SOLO MÍA



Sos sólo mía y le agradezco al Cielo
poder dormir al lado de la Luna,
poder soñar con vos y el Universo,
el Universo entero en tu cintura.

Sos sólo mía y desde que te tengo,
puedo vivir cada minuto de mi vida
en paz con Dios, conmigo y con el mundo,
y con el mundo entero en tu sonrisa.

Sos sólo mía y cada día que pasa,
puedo volar más lejos cada hora,
y cada hora sentir que las estrellas
brillan de día, al extrañar tu sombra.



TE ESPERO



Me enamoré de tu pasado y no quisiera
sólo ser parte en tu presente. Descubrí
que quiero todo: el infinito mismo,
tu amor eterno, futuro y porvenir.

Quisiera ver que el tiempo se congele
y que mis años no pasen. Y al final
no sé si es cierto que el cielo nos aguarda;
si me equivoco, te espero al reencarnar.



VACÍO



Todos los años, perdidos y malgastados
en el mismo lugar.
Las horas de felicidad, tan lejanas.
El pasado rico en esperanzas,
el futuro gris que sólo promete mi muerte.

Justo en la mitad de mi camino,
hay días que me veo desde lejos.
¿Fui parte de la película de alguien?
¿O protagonista de un monólogo vacío?

Tengo tiempo todavía, pero espero
no seguir desperdiciando mi poesía.
No quiero llegar al arco iris
y ver vacíos el corazón y el alma,
mis huellas borradas por el viento
y la arena quieta en el reloj.



MEMORIA



Miramos al pasado que separa
en dos partes iguales la memoria.
El futuro será seguramente
más justo, más digno y más humano.

La esperanza se renueva cada día,
aunque duelan las próximas derrotas.
La verdad bajo la manta no está oculta,
sólo unos pocos eligen verla ahora.

5 comentarios:

  1. La verdad, hace bastante tiempo que no leo tan bellos poemas.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Estos poemas dicen mucho, es una gozada leerlos.
    Gracias por compartirlos.
    Saludos afectuosos.
    Leonor.

    ResponderEliminar
  3. bellisimos poemas llenos de sentimiento, muchisimas gracias por compartirlos un besin de esta asturiana.

    ResponderEliminar
  4. El futuro será seguramente
    más justo, más verdadero y más feliz.
    Bellos escritos !!!
    besos.

    ResponderEliminar